Rabo de buey braseado en vino tinto

Rendimiento: 4

El rabo es una de las partes de la res que menos cocinamos en casa. No sé a qué se deberá esto ya que es súper fácil de cocinar y está lleno de nutrientes. Además de que es muy versátil. Haga suficiente y utilice lo que le sobre en sándwiches, pastas, etc.  Quizás es porque realmente toma unas cuantas horas para que ablande y desprenda todo su sabor. Por eso siempre recomiendo cocinarlo en fin de semana ya que lo puede meter en el horno y listo, recordando lo que está cocinando únicamente por los aromas ricos que saldrán de su cocina. Así de fácil es. Este fin de semana me fui a la playa, pero desde el sábado en la noche empezó una de esas lluvias torrenciales del trópico que duro hasta el domingo al mediodía y se me entró esta receta en la cabeza. Por eso la comparto hoy con ustedes. Anímense a prepararla porque además es una de esas recetas parecidas a las de costillas de res que cuando las brinda, impresionan mucho a su familia o amigos con una inversión mínima de experiencia y tiempo.

Ingredientes

  • 2 ½ cucharaditas de sal gruesa, o más según sea necesario*
  • 2 cucharaditas de pimienta negra fresca*
  • ½ cucharadita de pimienta de Jamaica molida*
  • 5 libras de rabo de buey de res*
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen*
  • 2 cebollas rojas, peladas, cortadas en 4
  • 4 zanahorias grandes, peladas y cortadas en trozos de 3 pulgadas
  • 2 cepas de apio pequeñas o 1 grande, peladas y cortadas en trozos de 2 pulgadas
  • 1 cucharada de pasta de tomate
  • 6 dientes de ajo grandes, finamente picados
  • 1 botella (750 mililitros) de vino tinto seco
  • 1 taza de consomé de ternera*
  • 5 ramitas de perejil, más 1/4 taza de hojas de perejil picadas
  • 2 ramas de romero
  • 2 hojas de laurel
  • Ralladura de 1 limón
  • Hojas de apio rasgadas, para decorar (opcional)

Procedimientos

  1. En un tazón grande, combine sal, pimienta y pimienta de Jamaica. Agregue el rabo de buey al tazón y frote la mezcla sobre toda la carne. Cubra con una envoltura de plástico y refrigere al menos 2 horas o toda la noche.
  2. Caliente una olla de sopa pesada con tapa, a fuego medio-alto. Agregue aceite y caliente. Agregue tantas piezas de rabo de buey como pueda en una sola capa sin sobrecargar la olla. Dorar, volteando ocasionalmente, hasta que la carne esté uniformemente dorada por todos lados. Transfiera la carne a un plato; repita hasta que haya dorado todo el rabo de buey.
  3. Agregue la cebolla a la sartén y cocine a fuego medio hasta que esté ligeramente caramelizada, aproximadamente 10 minutos. Agregue la zanahoria y la cepa de apio y cocine 5 minutos. Agregue la pasta de tomate y dos tercios del ajo (guarde el resto para decorar) y cocine 1 minuto.
  4. Caliente el horno a 325 grados. Vierta el vino y el caldo en la olla. Agrupe las ramitas de perejil, las ramas de romero y las hojas de laurel con hilo de cocina y colóquelas en una olla. Lleve la mezcla a fuego lento y cocine a fuego medio hasta que el líquido se haya reducido a la mitad, aproximadamente 15 minutos.
  5. Regrese el rabo buey a la olla y cocine a fuego lento. Cubra la olla y transfiérala al horno. Cocine, volteando los rabos cada 30 minutos, hasta que la carne esté tierna, de 3 a 3 1/2 horas.
  6. Transfiera los rabos a un plato. Retire la grasa de la superficie de la olla y deséchela (habrá mucha). Mezcle los rabos de buey con la salsa restante. Pruebe y ajuste los condimentos si es necesario. En un tazón pequeño, mezcle el perejil picado, el ajo, la ralladura de limón y una pizca de sal. Esparza la mezcla sobre los rabos de buey y decore con las hojas de la cepa de apio, antes de servir.

Consejos

  • Si quiere acompañar el rabo de algunos de los vegetales, utilice algo más de lo que dice la receta y retire desde que estén cocidos y reserve para mezclar al final. Puede utilizar los vegetales que meas le gusten. Hongos, vainitas, auyama también le van muy bien.
  • A mí me gusta agregar 1 o 2 ajicitos picantes al guiso ya que le va muy bien pero sólo si le gusta el picante.
  • Yo prefiero colar la salsa y enfriar un rato para retirar bien toda la grasa pero a muchos le gustan los pedacitos de vegetales y especies que quedan al no colar la salsa.
  • Siempre será más fácil de comer si separa la carne de los huesos y sirve de esa forma. Dependerá de cuánto tiempo tenga pata invertir en la presentación de la receta y muchos prefieren disfrutar de los huesitos.
  • Como en nuestro país da trabajo conseguir la cepa de apio con las hojas a menos que vaya al mercado, puede decorar con hojitas de perejil